Matanza en Torreón, 30 de Enero

Extracto de ‘Están todos muertos’
Por:  EL SIGLO DE TORREÓN / TORREÓN

Nota Completa: http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/504183.estan-todos-muertos.html#item306938

…En eso mi amiga se fue al baño y sólo se lleva su celular. Se acerca un amigo mío de hace muchos años y estamos platicando. Estaba la música electrónica, retumbando, y se empieza a oír la ráfaga y veo que mi amigo se tira y que todo mundo se está tirando hasta que él me agarra y me jala, “¡agáchate!”.
“¿Qué está pasando?”, pensaba. Es que era tanta la gente, que veía cómo caían unos con otros. ¿Sí me entiendes? Todo mundo quería estar a mero abajo y todo mundo se echaba encima de otros. Y decía a mi amigo, “no te muevas, nos van aplastar”.

 SEGUNDA RÁFAGA

Nos levantamos cuando se acaba la primer ráfaga, me levanté y agarré las bolsas, y caminé como al baño de hombres, pero antes había un tambo de basura, dice “Lorena”.
Y cuando vamos llegando, le decía a mi amigo, mi amiga está en el baño, está en el baño. Y él me dice “pero está bien”. Pero cuando caminamos poquito vuelve a empezar la otra ráfaga.

Los dos sujetos armados ya estaban adentro, habían recorrido el pasillo principal y se colocaron junto a dos calentadores de gas, para luego abrir fuego, “regando” balas de un lado a otro.

Uno era alto. El otro más bajo, gordo. Pero el que no se me quitaba de la mente era el alto, porque yo decía, “que no voltee para donde yo estoy”. Los dos sujetos tenían el rostro cubierto. Como con una red negra, cerrada. Ese hombre nunca se me va a olvidar, era un hombre fornido, delgado, pero muy marcado, con la camisa doblada, dice “Lorena”.

Me tocó ver cómo a un muchacho de camisa de rayas le dieron cuando se iba levantando y mejor me eché el bote de basura encima.

Luego muchas muchachas gritaban “van a tirar granadas”, pero los tipos no traían nada de eso, la chava que más gritaba estaba histérica. Sólo traían un chaleco negro y pantalón negro con armas largas. Se les veía el fuego salir, dice.

 SALEN CORRIENDO

Toda la gente estaba silencio y nadie se levantaba, pero empiezan mujeres a salir corriendo y empiezo a ver que sale mucha gente para afuera y mi amigo decía “vámonos” y yo decía, no, yo no salgo, están ahí afuera; y corrimos para el pasillo, pero me “choquié” porque ahí estaban todos los muertos y dije, no, por ahí yo no salgo.
Mejor nos brincamos, por un costado, subiendo por los sillones, y pasando por encima de los cuerpos.

Yo vi cómo muchachos arrastraban a sus amigos muertos. Muchos pensaron en ese momento en su vida, pero muchos se quedaron a ayudar a los heridos, los iban arrastrando, al novio, a la novia, así como para sacarlos. El centro del bar estaba todo lleno de muertos y heridos.

Vamos a brincarnos y fue cuando vi a la muchacha que salió en la portada de los periódicos. Pero cuando brincamos yo caigo y me tuerzo el tobillo, iba con tacón de aguja, y quiero dar un paso y se me dobla la pierna, y me caigo, y caigo a un lado de un señor o muchacho que estaba muerto y mi amigo me levanta y salimos corriendo para enfrente, a la calle Artes Gráficas.

Ahí había un carro blanco y a un lado como un camión o una pipa y ahí nos escondimos porque yo quería esperar a mi amiga. Entonces se me ocurre sacar el celular y le marco para ver dónde está.

 ‘ESTÁN TODOS MUERTOS’

“Estoy en el baño, no puedo salir. Todas estamos amontonadas, casi me muero aplastada”, me dijo mi amiga, y le decía, “salte”, pero me dijo que tenía a tres chavas encima.
Le insisto, “salte”, pero me dice, “no, ahí están”. No, le digo, ya se fueron, ya estaba la Policía ahí. Pero como también andaban de negro, pues uno, como que son o no son, pero cuando las patrullas cerraron la calle dije, “bueno, pues ya”.

 ‘GÜEY, ESTÁN TODOS MUERTOS’

¿”Voy por ti'”, le pregunto. “Sí ven por mí”, me responde, pero mi amigo dice, “no, dile que se salga, ya no podemos volver” y le digo, “mejor salte, te espero afuera, no me voy a ir sin ti”.
Pero ella sí se sale por el pasillo y cuando la veo me dice, “güey, están todos muertos. Irving, el muchacho de la entrada”, pero mi amiga no podía caminar, se le doblaban las piernas, ella estaba mal, muy impresionada.

En este momento yo no sabía lo que pasaba, el susto me llegó hasta después. Mi amigo estaba también todo nervioso, no sabía qué hacer.

En el lugar había gente histérica,llorando, que no se sabía si estaba herida o asustada. Vi más gente tirada que la que salió corriendo. Tenía que pisar a las personas para poder salir. Nadie se quejó del taconazo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s